lunes, 31 de diciembre de 2007

Cabezas garantizó que la entrada en vigencia del Bs.F. se hará con total normalidad


Caracas, 30 Dic. ABN.- El ministro del Poder Popular para las Finanzas, Rodrigo Cabezas, garantizó que la entrada en vigencia del bolívar fuerte (Bs.F.) a partir del 1 de enero de 2008, a propósito de la reconversión monetaria, se efectuará con total normalidad, sin ninguna dificultad, por lo que instó a los venezolanos a asumir esto con tranquilidad. Su llamado lo hizo este domingo al establecer contacto telefónico con Venezolana de Televisión (VTV). Cabezas explicó que el Banco Central de Venezuela (BCV), como órgano rector de la política de reconversión monetaria del Bs.F. que comenzará el 1 de enero de 2008, ha adelantado todas las tareas correspondientes de tipo logístico y tecnológico, 'por lo que no tenemos nada que temer con este proceso'. Reconoció que la Asociación Bancaria y el Consejo Bancario han trabajo junto con el BCV y el Ministerio del Poder Popular para las Finanzas de manera muy coordinada para garantizar que la plataforma tecnológica de las instituciones financieras públicas y privadas estén adaptadas y que a partir del 1 de enero los saldos de cuentas de ahorro, corriente y demás productos sean reexpresados en Bs.F. sin ningún problema. Insistió en que los venezolanos no tienen porque acudir multitudinariamente a los bancos el 2 de enero a cambiar sus billetes actuales, ya que la reconversión es un proceso de transición. Recordó que las dos familias de billetes van a permanecer vigentes por seis meses, incluso la banca y el comercio están obligados a aceptar estos billetes. No obstante, si el directorio del BCV lo considera necesario, este periodo podrá prorrogarse. 'Es importante tener claro esto para evitar confusiones o nerviosismo en relación con el tema', subrayó. Indicó que se prevé que para finales de 2008 ya estén en circulación solamente los bolívares fuertes. Cabezas refirió que Venezuela es el país de Suramérica con la más alta denominación monetaria, por lo tanto, este cambio es indispensable y debió efectuarse mucho tiempo atrás, a opinión del ministro. 'La idea es mejorar las transacciones financieras, bancarias, comerciales e incluso de comercio exterior y, a su vez, prepararnos para el ingreso de Venezuela al Mercado Común del Sur (Mercosur) en 2008 y también para preparar a Suramérica para la agenda posible de una arquitectura financiera que tenga una unidad monetaria única para la región', afirmó.